fbpx

Las olas monstruo ya no son un mito.

Desde hace años se podían oír historias y escritos de marineros que hablaban sobre olas errantes que aparecían en alta mar y engullían a cualquier barco que se pusiera en medio.

Durante muchos años se había pensado que estas leyendas que contaban los marineros no eran ciertas, ya que hablaban de olas de tamaños gigantes que aparecían de la nada. Podía estar el mar totalmente en calma cuando de repente los barcos se veían frente a frente con una masa de agua de hasta 30 metros de altura y no se podía hacer otra cosa más que rezar por sufrir los menos daños posibles.

¿Cuándo dejó de ser un mito?

En el año 1995, en el mar del Norte, cerca de Noruega, una estación petrolífera conocida como la estación Draupner recibió el impacto de una ola de 26 metros de altura.

Esto sucedió en medio de una tormenta, cuando por protocolo todos los trabajadores fueron reunidos dentro de las instalaciones. El temporal estaba siendo grabado por una cámara exterior. Mientras las olas que azuzaban la estación rondaban los 7 metros, de la nada, una masa gigante de 26 metros estuvo a punto de destruir todas las instalaciones.

Desde entonces, la comunidad científica se puso manos a la obra para estudiar este fenómeno. La Agencia Espacial Europea (ESA) comenzó el proyecto MAXWAVE en 2003. El cual consistía en tomar imágenes de las superficies de los océanos con el objetivo de medir la altura de las olas. En tres semanas se detectaron 10 olas de más de 25 metros alrededor del mundo.

En el año 2004 los resultados del estudio se hicieron públicos, y se confirmó la existencia de las olas monstruo.

¿Qué hace tan interesante a esta ola?

Hoy en día no se conocen los motivos de la aparición de esta ola, se crea de forma espontánea y no viene dada por sucesos oceanográficos, tectónicos ni sucesos climáticos.

Las olas errantes no son como los tsunamis, triplican su tamaño y no presentan ningún peligro para las poblaciones ya que no rompen en la costa. Colapsan rápidamente porque no aguantan su propio peso. Por lo que el peligro está en alta mar para las embarcaciones que puedan encontrarse con este fenómeno.

Todos los navíos están diseñados para resistir impactos de hasta 150kPa, y el promedio de las olas formadas por tormentas en alta mar ejercen un impacto de 59 kPa. Sin embargo, las olas monstruo llegan a ejercen una presión de hasta 1000 kPa. Por lo que cuando un barco se cruza en el camino de una ola errante tarda segundos en ser engullido por el océano.

A día de hoy las olas monstruo se han clasificado en tres tipos:

  • Muros de Agua: Son masas de agua gigantes que no llegan a alturas tan altas como los 25 metros, pero que con capaces de viajar hasta 10 km. Estas olas no ejercen la suficiente fuerza como para destruir embarcaciones.
  • Las tres hermanas: Son olas gigantes que viajan de tres en tres.
  • Las solitarias: Los monstruos del mar. Viajan solas y hacen desaparecer a cualquier embarcación que se cruza en su camino.

El océano está repleto de misterios. De momento comunidades de científicos siguen dedicando sus carreras para dar explicación a este fenómeno.

Para más información contacta con nosotros a través de prensa@surflimitmagazine.com

Por |2022-05-23T12:11:49+01:00mayo 23rd, 2022|Noticias de Surf, Noticias Surf|Sin comentarios